blank

Trastornos neurocognitivos

Los trastornos neurocognitivos pueden presentarse en cualquier momento de la vida como consecuencia de tus hábitos, condiciones de salud, lesiones, factores ambientales o incluso hereditarios. Estos trastornos pueden afectar tu capacidad de atención, planeación, toma de decisiones, memoria, lenguaje y comunicación, aprendizaje, motricidad e interacción social.

Los síntomas de los trastornos neurocognitivos son muy variados, afectan diversas áreas de la vida y resultan desafiantes para la independencia personal. Si bien el tratamiento médico puede ayudar a retrasar la progresión del trastorno y reducir los síntomas, estos suelen ser muy efectivos, en tanto consultemos oportunamente con un profesional de la salud y sigamos sus recomendaciones sin ningún tipo de alteraciones o modificaciones. Además, existen algunas estrategias para hacerle frente al trastorno.

Identifica los tipos de trastornos neurocognitivos

Consejos para vivir con un trastorno neurocognitivo

Prepárate para los cambios:

Toma medidas para adaptarte a los nuevos desafíos. Considera diferentes alternativas, de acuerdo a tus necesidades y posibilidades, como construir una guía para tus rutinas que te permita recordar con facilidad tus actividades diarias y seguir las indicaciones de tratamiento; organizar tu entorno para que sea seguro, esté despejado y los artículos de uso diario sean fácilmente accesibles; usar ayudas de memoria (notas, calendarios, alarmas) y automatizar o delegar tareas importantes o que requieren puntualidad (como el pago de facturas o regar plantas).

Vincúlate con tu tratamiento:

Infórmate sobre tu diagnóstico, si bien puede ser un poco atemorizante al principio, conocerlo te permitirá comprender mejor sus particularidades, anticipar su progresión, entender tus posibilidades y tomar un papel activo en tu tratamiento. Cumplir tu plan de tratamiento es esencial para retrasar la progresión de los trastornos neurocognitivos, haz todas las preguntas que te permitan entender el objetivo, las técnicas y lo que puedes esperar. Con un poco de tiempo notarás los efectos favorables y te será mucho más sencillo seguir las indicaciones profesionales.

Cuida tu estilo de vida:

Procura tener una alimentación adecuada y equilibrada (rica en vitamina B-12 y omega-3), tomar un poco de sol diariamente, dormir lo suficiente y en horarios regulares, evitar el consumo de alcohol, tabaco y otras sustancias psicoactivas, practicar actividad física regularmente e integrar a tus rutinas prácticas de relajación, meditación o respiración profunda que te permitan manejar el estrés; así como espacios habituales para estimular tu mente con juegos, pasatiempos y nuevos aprendizajes. Estas son herramientas muy poderosas para cuidar la salud general y cuidar tu cerebro.

Conexión

Conexión

La plataforma virtual Aprender Salud de la Secretaría Distrital de Salud de Bogotá ofrece cursos gratuitos para toda la ciudadanía, incluyendo contenidos específicos en materia de salud mental que podrían ser de tu interés.

Ir a plataforma virtual

Además, a través del sistema de salud hay varios recursos disponibles para ayudarte a mejorar o mantener tu salud mental y bienestar.

Si quieres hablar con un profesional que aclare tus dudas y te oriente...
Si quieres hablar con un profesional que aclare tus dudas y te oriente...

llama a la Línea 106 o

Comunícate a WhatsApp
Si estás frente a una situación de emergencia o de urgencia en salud, comunícate con la Línea <a href="tel:123">123</a>
Si estás frente a una situación de emergencia o de urgencia en salud, comunícate con la Línea 123

Disponible las 24 horas del día los 7 días a la semana.

Si cuentas con afiliación en Capital Salud
Puedes agendar tu cita aquí

Síntomas de trastorno neurocognitivo leve

  • Perdida frecuente de objetos.

  • Dificultad para encontrar las palabras correctas durante una conversación.

  • Olvidos recurrentes de eventos, nombres o conversaciones importantes.

Síntomas de parkinson

  • Temblores en manos, pies o mandíbula.

  • Movimientos lentos o limitados.

  • Dificultades de equilibrio y coordinación.

  • Rigidez, calambres o espasmos musculares.

  • Expresiones faciales reducidas.

  • Habla arrastrada o suave.

  • Estreñimiento.

  • Dificultad para masticar y tragar.

  • Fallas de control de la vejiga.

  • Pérdida de memoria.

  • Fatiga.

  • Cambios de peso.

Síntomas de Alzheimer

  • Dificultad para organizar y planificar.

  • Olvido de información reciente.

  • Cambios de comportamiento.

  • Confusión y desorientación.

  • Dificultad para hablar.

  • Dificultad con tareas de varios pasos.

  • Cambios de humor.

  • Problemas para recordar eventos, tiempos y lugares.

  • Sospechas infundadas.

  • Repetir preguntas.

  • Dificultades para dormir

  • Problemas para tragar.

  • Problemas para reconocer a familiares y amigos.

  • Problemas para caminar.

Síntomas de trastorno neurocognitivo frontotemporal

  • Comportamiento desinhibido o impulsivo.

  • Apatía o desinterés.

  • Pérdida de simpatía o empatía.

  • Conductas estereotipadas, compulsivas o ritualistas.

  • Habla excesiva e incompresible.

  • Cambios de alimentación.

  • Dificultades para relacionarse.

  • Problemas para encontrar palabras o nombrar cosas.

  • Dificultad para usar y entender el lenguaje.

  • Alteraciones en la articulación del habla.

Buzón de sugerencias